Ay de ti, que en tus suspiros

Wikisource, a biblioteca livre
Saltar para a navegação Saltar para a pesquisa
Em contraposição do que resolveo, se entrega o poeta novamente ao silencio, respeytand, a que os suspiros posto que consolão, não allivião por menos nobres.
por Gregório de Matos
Poema agrupado posteriormente e publicado em Crônica do Viver Baiano SeiscentistaA Cidade e seus PícarosÂngela
Mote

Ay de ti, que en tus suspiros
has de lograr el consuelo,
no el alivio, que es culpar

la attencion del rendimiento.


1Coraçon: siente tu anhelo,
que quien gime en su tormento,
no haze aggravio al sentimiento,
si hallo en sentir consuelo:
gime dentro en tu desvelo,
que ni te oygan tus retiros,
mas si la nota haze tiros,
ay de ti, que en tus razones
faltas a las submissiones?
Ay de ti, que en tus suspiros!

2Ay de ti, pobre cuydado,
que en un suspiro sentido
si ganas lo divertido
no pierdes lo desdichado!
ay de ti, que desahogado
al ayre vital del cielo
no creyo, que en tu desvelo
algun alivio consigas,
ni pienso, que en tus fadigas
Has de lograr el consuelo.

3Si el consuelo se quedó,
en quien suspira, en quien llora,
quede el consuelo en buen hora,
mas el alívio esso nó:
el consuelo podrè yo
en un triste assegurar
que el dar suspiros al viento
es culpa del sentimiento
No el alivio, que es culpar.

4No se alivia, el que suspira,
si gimiendo se consuela,
que como el gimir anhela,
del alivio se retira:
ten pues, cuydado, la mira,
en que no floxa el tormento,
viva intacto el sentimiento,
que bien el de coro observa,
quien siente, calla, y reserva
la attencion del rendimiento